Teresa Moya, terapeuta de shiatsu e instructora de Qi Gong

Hoy te voy a hablar del verano tardío, esa estación que no existe pero que claramente la sientes como una transición entre el verano y el otoño. Si figuradamente pudieras representar el verano tardío en la elipse de un salto ¿dónde la pondrías?

Si la primavera es el ascenso rápido, el inicio del salto, el verano es la culminación, el otoño y el invierno son el descenso y la caída…dónde colocarías a nivel de energías y movimientos al final del verano? Si, justo es el punto de quietud donde no hay ascenso ni caída, son esos breves momentos estáticos donde parece que no hay movimiento pero si una transformación de la energía.

Si buscas una similitud en la naturaleza solo hay que fijarse en los árboles. Verás que la mayoría ha madurado sus frutos, ya ha dado al mundo todo el verdor y la exuberancia de su especie pero ahora está en ese impasse de retener y soltar los frutos y las hojas amarillentas que en unas pocas semanas, llegado el otoño, soltará sabiamente porque su energía vuelve lentamente hacia adentro.

“y por que te estoy contando todo esto” te preguntarás.

En la rueda cíclica de los cinco reinos mutantes (cinco elementos) esta época del año corresponde al elemento tierra y este rige la energía vital del bazo y del estómago.

Y que tiene que ver el bazo y el estómago con el verano tardío?

Pues más de lo que parece:
Al bazo le gustan los alimentos cocinados a fuego bajo, tibios, de dulzor natural, le gustan las raíces: zanahoria, nabo…parece como si le apetecieran alimentos que crecen hacia adentro, que centran. no desea tanto las frutas y si las tolera es ligeramente procesadas como las compotas.  Es así como mantiene el equilibrio. Pero el exceso a alimentos fríos, crudos y azucarados a que sometemos al bazo durante el verano hace que llegado a este punto esté completamente agotado.

Te voy a dar algunos síntomas a ver si te resuenan:
  • Retención de líquidos en muslos y tobillos
  • Abdomen hinchado y frío
  • Gases
  • Digestiones lentas
  • Heces pastosas con trozos, como si no hubieras digerido los alimentos
  • Cansancio
  • Abotargamiento mental
  • Anemia
  • lengua con una capa de saburra blanca

A esta situación en medicina china se le llama Vacío de ki de bazo. Si tienes alguno o varios de estos síntomas, si me lo permites, te voy a dar unas cuantas recomendaciones para tonificar tu bazo.

Alimentación:

Un poco más arriba ya te he hecho un poco de introducción de las preferencias del  bazo pero sigamos porque tienes unas cuantas sugerencias más. Ya es necesario que empieces a despedirte de:

  • Refrescos bebidas demasiado frías.
  • Helados, lácteos,
  • Azúcares en toda su gama,
  • Pan,
  • Embutidos

Todos estos alimentos no hacen más que empeorar los síntomas

Debes añadir a tu dieta:
  • Mijo, arroz ( sobre todo de grano largo)
  • Cereales integrales
  • Verduras cocidas o al vapor, cremas de calabaza
  • Infusiones

Aquí tienes una serie de plantas y raíces que puedes usar para hacerte infusiones. Ayudarán a eliminar los líquidos, a movilizar la energía y a eliminar los gases:

Raíz de Angélica o Dong Quai

Angélica Sinensis
Decocción de la raíz en proporción de 40 gr. por litro de agua
o una cucharadita de raíz por taza tomada tres veces al día antes de las comidas.

  • Tómala en las dosis que te recomiendo,
  • No la tomes si estás embarazada  o lactando.
  • Con esta planta movilizarás la energía vital del bazo-páncreas, del hígado y de los riñones.
  • Elimina la humedad con lo que mejorará tu estado general.
Jengibre
  • Jengibre fresco, una rodaja es suficiente
  • 3 cucharadas de jugo de limón
  • 1 cucharada de miel o sirope de agave
  • 3 tazas de agua
  • Cinco minutos en decocción.

Tiene un sabor muy agradable, te ayudará a depurar y aliviar los gases. Es muy buen remedio para todos los problemas digestivos, ayuda a eliminar los edemas.

Otras plantas que pueden ayudarte:

Hinojo, Salvia, Menta Genciana, regaliz,  son otras plantas que pueden mejorar el vacío de ki de bazo. Puedes tomarlas solas o combinadas a tu antojo.También puedes encontrar en tiendas especializadas tinturas de plantas combinadas específicas para este síndrome.

Moxar RM8

En las sesiones de shiatsu he comprobado repetidamente que el uso de moxa en la zona del ombligo con un atado de artemisa da unos resultados estupendos para todos los sintomas que he mencionado. Para estos casos concretos uso una cajita de moxas huecas. Mientras la artemisa seca se va quemando yo sigo con la sesión de shiatsu, esa sinergia multiplica los efectos curativos de ambas terapias.

Pero esto es mejor que vengas a hacértelo a la consulta.

 

Qi Gong para el final del verano

Voy a mostrarte unos ejercicios de qi gong que te ayudarán a armonizar el elemento tierra que rige al bazo páncreas y al estómago. Separar Cielo y Tierra o estiramiento meridiano tendinoso. Este ejercicio de Qi gong es muy fácil de hacer y regula y equilibra las energías de bazo y estómago.

 

Si deseas profundizar en la disciplina del Qi Gong o cuidar tu salud a través del shiatsu antes de la llegada del otoño ponte en contacto conmigo. Pronto caerán las hojas y el otoño asomara con sus tonos rojizos y ocres, para entonces tendrás preparado otro artículo que hablará del elemento metal y de los pulmones lleno de soluciones interesantes para que te cuides.

Si te ha gustado este artículo y quieres seguir recibiendo recomendaciones útiles suscríbete a la newsletter